Adara y Gianmarco pasean su chulería y su cinismo por Sábado Deluxe

Adara y Gianmarco protagonizaron un claro ejercicio de chulería y de cinismo en su entrevista en Sábado Deluxe. Hasta Vázquez le dio la razón a Hugo Sierra. La presuntamente educada azafata, hasta que alguien le recuerda quién es y qué hizo en realidad, comenzó masacrando a Hugo.

Comentó que le insultaba constantemente e incluso le reprochó a su padre que tuviera tan buena relación con el que es el padre de su nieto. «Le dije que le necesitaba y que he pasado un momento muy difícil, y no lo ha entendido. Me dice que lo he hecho muy mal. Le cuento situaciones que pasaban y todo lo justifica» decía de su progenitor.

Al menos, no ha tomado al asalto Telecinco como su madre, ya trincando en Honduras, o su tía. «No me da la gana de tapar esto porque estoy viviendo una situación súper complicada y dolorosa. Está siendo súper injusto que mi propio padre no me esté apoyando en estos momentos» decía Adara rompiendo la magia de su traje de Nochevieja y su habitual estilo fabricado en un quirófano.

Luego llegó el machaca, el típico de chiringuito en la costa mediterránea, el que amenazó por la tarde a un familiar de Hugo para que no hablase de él. Aquello entró ya en una espiral hacia la nada que confirmaba que a ambos parece que se les ha olvidado que se besaron delante de toda España y ante los ojos de Hugo. ¿Pretenden que todo el mundo entienda su amor cuando van a durar dos días?

Ya lo dijo Jorge Javier, que siempre ha apoyado a Adara, respecto a las declaraciones de la madre de Adara y la relación que tenía con Hugo, «Yo nunca voy a tolerar que nadie se meta en mi vida y entiendo perfectamente a Hugo. Yo si voy a ser padre y la madre de mi pareja no se lleva bien conmigo, lo último que quiero es que esté en el parto. Yo quiero vivir el momento con mi hijo y no con la mujer que me está dando por culo». Pues eso. Que ayer Adara y Gianmarco firmaron su última aparición en Telecinco como pareja y que la molturadora no tardará en devolverles a la cruda realidad. Esperamos tu opinión al especto.