Así se encuentra Anita Matamoros horas antes de pasar por quirófano

El día ha llegado. Anita Matamoros pasará este lunes por quirófano. Estaba previsto que lo hiciera a mediados de mayo pero un problema en su análisis de sangres hizo que la operación se posponga. La hija de Kiko Matamoros y Makoke se someterá este día a una operación de pecho por segunda vez. Horas antes de su operación, la joven ha querido contar cómo se encontraba y ha asegurado que está muy tranquila, a pesar de tener que entrar en un quirófano, aunque lo que peor ha llevado es lo del ayuno.

Anita Matamoros cuenta cómo está horas antes de operarse

Esta mañana temprano, Anita ha querido compartir con sus seguidores como se encontraban: «Buenos días chicos. Son las 8 y media de la mañana y yo estoy muerta de hambre. Sabía que esto era lo que peor iba a llevar, lo de ayunar. Ni un sorbo de agua me dejan», ha comenzado diciendo la joven que este domingo la vimos disfrutar del día soleado de la capital madrileña junto a un grupo de amigos. Anita Matamoros ha asegurado que está deseando que llegue el momento de marcharse al hospital «para que pase todo y poder comer».

La hija de Makoke y Kiko también ha querido revelar cómo se encuentra horas antes de someterse a la operación: «Estoy tranquila y estoy bien. Estoy relajada, estoy contenta. Y nada os iré contando», ha confesado Anita Matamoros. También ha querido compartir una fotografía ya desde el hospital con la bata médica, una imagen que sería de tan solo unos minutos antes de entrar a someterse a su segunda operación de pecho.

Esta es la segunda operación de pecho para la hija de Kiko y Makoke

Cabe recordar que en el año 2018, con tan solo 18 años, Anita Matamoros se sometió a una reducción de pecho y compartió con sus seguidores todos los detalles de esta operación estética que tanto tiempo llevaba ansiando. Decidió dar el paso por salud y por estética, sin embargo, dos años después no está del todo satisfecha. «Dos años más tarde me voy a volver a operar. Quedé contenta con el resultado en general. Me empezó a crecer muy pronto y tenía un pecho muy caído y yo quería subírmelo y quitarme porque para mí tenía mucho y eso era algo que me acomplejaba», contaba Anita hace unas semanas. Por este motivo, a principios de mayo quiso revelar que estaba a punto de someterse a esta segunda operación. «Uno de los dos pechos me ha quedado con una cicatriz muy fea porque no se ha curado bien y eso es algo que a mí estéticamente no me gusta. También cuando me operé las tenía súper bien, pero dos años después se me han vuelto a caer un poco», explicaba.


1No quedó satisfecha con la anterior operación

«No tiene sentido haber pasado por quirófano para que no tenga un resultado que me guste del todo. Mi madre se hizo la misma operación, la diferencia es que mi madre se puso prótesis. Por lo tanto, me voy a poner prótesis», siguió contando por aquel entonces.


2Va a colocarse prótesis

«Yo no quería tenerlas porque yo quería tener menos pecho, por lo que era absurdo ponérmelas. Lo que pasa es que las prótesis aguantan y sujetan. Me voy a poner las prótesis más pequeñas que haya y que servirán para que el pecho no se caiga», aseguró.


3También la cicatriz

«También para arreglar la cicatriz que es cortar y coser, aunque suena asqueroso. Me voy a operar el día 19, cuando me hice lo del diente pensé que era el mejor momento para reposar y yo que luego que no paro de viajar se me hace mucho más complicado», añadió.


4Cuarentena en casa

Y es que, aunque Anita reside de manera habitual en Milán, ciudad en la que estudia una carrera universitaria, la pandemia ha provocado que siga en España hasta que Italia recupere la normalidad. Una situación que ella considera que es la más idónea tanto para operarse como para el postoperatorio.


5No pudo someterse a la operación el 19 de mayo

Pero finalmente, tal y como hemos dicho anteriormente, en esa no pudo someterse a la intervención tras someterse a diferentes pruebas médicas y que no salieran los resultados correctos para poder pasar por quirófano.


6Así lo contó ella

«Bueno chicos, no os he contado. Ayer me enteré de una cosa, y es que se ha aplazado la operación. El motivo es que los análisis de sangre hace falta más hierro. El procedimiento que se recomienda en estos casos es esperar dos semanas y repetir los análisis, y ya operar», contó el día que tenía que someterse en un primer momento a la operación.


7Decidió seguir adelante

«No estoy triste, pero me jode, porque al final tienes algo planeado, algo tan importante como es meterte en un quirófano. Te has mentalizado y ahora de repente es que no. No pasa nada, tengo que tomar hierro y ya está», añadió.


8En su primera operación lo pasó mal

Durante su primera operación, Anita Matamoros aseguró que no lo pasó nada bien y que llegó incluso a marearse al ver las cicatrices. «No sé si fue la impresión de verlas, pero me tumbé porque empecé a marearme», aseguró por aquel entonces.


9Se redujo talla

En su primera operación, la hija de Makoke se redujo la talla hasta una 90, quitándose 100 gramos de cada pecho.


10Un proyecto cancelado

Además, Anita Matamoros ha tenido que ver cómo no ha podido sacar a la luz su proyecto de moda, el primero como diseñadora. A pesar de que tenía todo preparado para lanzar ahora su primera colección con su nueva marca, la crisis del coronavirus ha truncado sus planes. Ella misma aseguraba que no sabía cuándo verá la luz al final su proyecto.



Fuente del artículo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *