Belén Esteban zanja, de forma elegante, el tema del fallecimiento de Fran Álvarez

Belén Esteban decidía ayer zanjar el tema de Fran Álvarez de forma elegante y apostando por el silencio. Indicó que «está bien», pero que no va hablar, ni va a decir nada al respecto de lo sucedido.

Con elegancia le enviaba un abrazo a Maruja, la madre de Fran, y a toda la familia del fallecido. Belén no hará ni una exclusiva, ni concederá una entrevista para hablar del tema. Así las cosas, todo parece indicar que ha apostado por callarse y por esperar a que pase todo, pero sin opinar.

Es cierto que sus compañeros le tiraron un poco de la lengua, pero se mantuvo en silencio. Añadía que tiene una buena relación con su amiga Mariví, a pesar de lo que dicen, y que «me conocen muy poco» los que dicen que va a hacer una exclusiva.

Al menos, mantiene su opinión firme y su forma de pensar lo que le honra. Tras unos días de vacaciones en Tenerife llegaba ayer al programa sin decir nada más que lo arriba indicado.

El tiempo será el que nos aclare si la familia de Álvarez decide, o no, hablar sobre lo ocurrido. Lo mejor sería que dejasen a Fran descansar en paz y que todo fluyese de forma natural. Todo sea por lograr que Fran no siga siendo el centro de todas las polémicas. Imaginamos que los buitres volverán a volar cuando salga la autopsia, pero ya se sabe que lo de la ética periodística no va con muchos de los que se denominan profesionales.