Desaparición y misterio: El secuestro de doña Sofía

¿Dónde está doña Sofía? La pregunta empieza a correr en boca de muchos. Nada se sabe de la reina desde hace semanas. Casa Real vive un auténtico tsunami de magnitudes desproporcionadas. Este jaque al Rey puede costarle la corona a Felipe VI. Es doña Sofía el único miembro de la familia real con buena imagen. Sin embargo, no se sabe dónde está. No es la primera vez que desaparece. La reina ya sufrió un secuestro. Te lo contamos todo a continuación.

El peor momento de la familia real

> La familia real atraviesa una gran crisis. Las últimas revelaciones han dejado al descubierto tejemanejes que afectan a los Borbones. Todos están en el punto de mira. Hasta Leonor y Sofía, beneficiarias de una fundación opaca a nombre de don Juan Carlos. En esta y otra fundación también consta Felipe VI. El papel del actual monarca era procurar que nada le faltara a su familia cuando su padre falleciera. También aparecen los nombres de las infantas Elena y Cristina o doña Sofía.

Atrincherado en zarzuela, a Felipe VI le ha llegado la hora de la verdad. Tiene que dar la cara. No puede jugar al rey bueno, rey malo que ha pactado con su padre. En absoluto silencio, Letizia, guardando cuarentena debido al contacto que tuvo con Irene Montero. También siguen la máxima de no dar que hablar las infantas Elena y Cristina. Sin duda, son días de furia en palacio. La lucha de un hijo contra su padre para sobrevivir.

Siguiente: El secuestro de doña Sofía

El secuestro de doña Sofía

> Poco o nada se sabe sobre el paradero de doña Sofía. Desde que se empezara a conocer sobre el coronavirus, la reina está desaparecida. Es de imaginar que se encontrará confinada en Zarzuela. Dada su edad, ya ha cumplido los ochenta, doña Sofía necesita extremar precauciones. Junto a ella, se supone a su roca, Irene de Grecia. Como siempre, su leal compañera. Y más ahora, en que la familia real pende de un hilo.

No es la primera vez que no se sabe nada de doña Sofía durante días, semanas y hasta meses. Hace unos años, la reina sufrió un secuestro. La cuestión la ha desempolvado Jaime Peñafiel en Vanity Fair: “Yo he estado en tres ocasiones con los reyes en Arabia Saudí. Y en el primer viaje, en 1977, fui testigo de algo muy sorprendente. Al llegar al aeropuerto, sacaron a la reina Sofía por la puerta de atrás y se la llevaron en un coche con más mujeres. Durante los días que duró la visita no la volvimos a ver”. El paradero de la reina durante ese tiempo sigue siendo un misterio”.

Siguiente: Doña Sofía, destrozada y humillada

Doña Sofía, destrozada y humillada

> Durante años, doña Sofía ha jugado el papel de ignorante de puertas para afuera. Hacía como que todo estaba bien. Incluso cuando descubrió que sus hijos tenían relación con Corinna, calló. Se lo tragó todo. Don Juan Carlos no ha parado de humillarla. Sin embargo, ahora todo ha ido demasiado lejos. Ya existe la prueba fehaciente de la relación del emérito con la alemana. Una transferencia de sesenta y cinco millones que Juan Carlos le hizo hace un tiempo. Desde la misma cuenta bajo sospecha de lavado de dinero, el emérito envió un millón a otra de sus amigas especiales.

En estos momentos, doña Sofía está destrozada. Ante sí, un panorama desolador. Todo el mundo sabe que su matrimonio ha sido puro paripé y se habla claramente de las humillaciones que le ha infringido su marido. Para colmo de males, la reina también ha tenido que tragarse que sus hijos hayan estado en contacto con Corinna Larsen. Existe prueba fehaciente. Una fotografía donde se ve a la infanta Cristina e Iñaki junto a don Juan Carlos, la alemana y otras personas. También ha trascendido que fue Corinna la encargada de preparar la luna de miel de Felipe y Letizia.

Siguiente: La decisión final de Juan Carlos y Sofía

La decisión final de Juan Carlos y Sofía

> Paradojas del destino, Juan Carlos y Sofía van a protagonizar juntos el acto final. Ella tiene ganas de desaparecer. Escapar a Puerto Heli es su deseo. Está destrozada. Imposible controlar el llanto. Le ocurre lo mismo que cuando falleció su madre. Se encerró y estuvo días llorando a solas en su cuarto. No quería ver a nadie. Después, salió y empezó a caminar. A su lado no estuvo su marido para apoyarla.

Don Juan Carlos sabe que ya es muy difícil evitar las acciones penales, de ahí que haya contratado los servicios de un penalista. ¿Se cumplirá la maldición de los Borbones? Condenados a morir en el exilio. Triste final para un hombre que debería haber pasado a la Historia por sus luces y no por sus sombras. Ciertamente, Corinna Larsen cumplió lo que prometió. No iba de farol. Tenía un as bajo la manga.

La entrada Desaparición y misterio: El secuestro de doña Sofía se publicó primero en Cotilleo.