La soledad de don Juan Carlos y las lágrimas de doña Sofía

Don Juan Carlos atraviesa uno de sus peores momentos. La muerte de su hermana Pilar le ha arrastrado hacia un ocaso emocional del que no consigue salir. Se siente solo y abandonado por su hijo. Considera que no merece el puntapié que le ha dado el rey y el desprecio de la reina. En el otro lado de la orilla, doña Sofía. También muy tocada por la muerte de su cuñada y navegando entre dos aguas. Ni olvida ni perdona el último desprecio de Letizia a sus hijas. Así se han desarrollado los acontecimientos. Te lo contamos todo a continuación.

La soledad de don Juan Carlos

> Don Juan Carlos pasa una época complicada a nivel emocional. Aunque nunca ha sido muy familiar, el hecho de que cada uno vaya por su lado es algo que le duele. Culpa del desarraigo a Letizia. Está convencido de que no ha parado hasta conseguir condenar al ostracismo a sus hijas y a él. Al parecer, la reina no olvida ni perdona algunos feos que, según ella, sufrió nada más aterrizar en Zarzuela.

Lo cierto es que don Juan Carlos, Elena y Cristina no son bien recibidos en palacio. Los prefieren bien lejos. Sin duda, una victoria de doña Letizia, que siempre ha priorizado a los suyos sobre su familia política. Se ha salido con la suya, y lo que es peor, don Felipe la apoya totalmente. El monarca está de acuerdo con la desaparición de su padre y hermanas de la vida institucional. Les ha condenado al exilio.

Siguiente: Una pérdida insoportable para Juan Carlos y Sofía

Una pérdida insoportable para Juan Carlos y Sofía

> Si ha existido un nexo de unión entre don Juan Carlos y doña Sofía ha sido doña Pilar. Es por eso que su muerte les ha dejado muy tocados. El rey ha decidido alejarse de Zarzuela, donde sabe que no le quieren, y pasa la mayor parte del tiempo en Sanxenxo. Allí ha hecho buenos amigos que le quieren de verdad y le cuidan. Es en casa de uno de ellos donde se hospeda habitualmente, Pedro Campos.

La decisión de abandonar Zarzuela ha sido motivada, según Pilar Eyre, porque el lugar “ha  llegado a convertirse en una prisión siniestra y hostil, en la que no soportaba estar más de un día”. En cambio, en la localidad gallega, don Juan Carlos está feliz: “En Sanxenxo, se siente querido y respetado, además de que lo rodea un círculo de discreción máxima”. La periodista resalta sobre el círculo de amigos del rey emérito que “son tan fieles que aceptan los gastos onerosos que representa tener al abdicado rey como huésped sin una sola queja”

Siguiente: Doña Sofía, sin perdón para Letizia

Doña Sofía, sin perdón para Letizia

> Hay un gesto que doña Sofía no va a olvidar. Se trata del desplante que hicieron don Felipe y doña Letizia a las infantas Elena y Cristina durante la misa funeral por la infanta Pilar. El asunto ya sobrepasa todos los límites. Ni gestos, ni miradas para las infantas por parte de los reyes. Es como si consideraran que contaminan. Ciertamente, todo esto aleja a doña Sofía de su hijo. La reina le da por perdido. Sabe que ya nunca más tendrán la relación estrecha que mantuvieron durante años.

Lo cierto es que Letizia se ha encargado de dejar claro quién manda en palacio. Ya lo advirtió cuando era princesa: “Las cosas cambiarán cuando estemos nosotros al frente”, solía decir en los días que recorría Zarzuela de arriba abajo libreta y bolígrafo en mano preguntando a los empleados qué cargo ocupaban y si estaban contentos con el trabajo. Jamás se vio nada igual. Fue entonces cuando la reina empezó a urdir el plan que ha acabado llevando a cabo. Solo cuentan y son visibles ella, don Felipe, Leonor y Sofía. El resto han sido cubiertos con un manto negro de invisibilidad. A excepción de doña Sofía, a quien el rey considera necesaria debido a su buena imagen como miembro de la familia real.

Siguiente: Cristina e Iñaki celebran San Valentín

Cristina e Iñaki celebran San Valentín

> Iñaki Urdangarín aprovecha su último permiso penitenciario para viajar a Vitoria. Allí se reunirá con los suyos. Se trata de unos días de descanso con gran significado para el ex deportista y su esposa, ya que podrán revivir una de las citas más románticas del año, San Valentín. Una fecha que gustaban de celebrar antes de que él entrara en prisión. Otra vez la familia estará unida durante seis días. La infanta Cristina ha dejado su agenda profesional atada para poder estar junto a su marido.

Aunque no han trascendido los motivos exactos, lo cierto es que la hija mediana de don Juan Carlos y doña Sofía ha echado el cerrojo a su trabajo en La Caixa. A partir de ahora estará centrada en la Fundación del Aga Khan, el multimillonario que la acogió con los brazos abiertos tras abandonar España sin posibilidad de regreso. Tan solo en situaciones puntuales puede volver pero tiene prohibido instalarse por expreso deseo de Felipe y Letizia. Pasa el tiempo, nada cambia, todo permanece igual.

La entrada La soledad de don Juan Carlos y las lágrimas de doña Sofía se publicó primero en Cotilleo.