Lydia Lozano estalla contra ‘Sálvame’: «Si queréis me echáis»

Ya han pasado más de 25 años desde que Ylenia Carrisi, hija mayor de Albano y Romina Power, fuera vista por última vez en la ciudad estadounidense de Nueva Orleans. A mediados de los años noventa, su desaparición fue una de las noticias más comentadas tanto en Italia como en el extranjero. En nuestro país, una de las periodistas que más investigó sobre la noticia fue Lydia Lozano. En 2005 afirmaba que Ylenia seguía viva, lo que provocó el enfado del cantante, quien la denunció. Entonces, la periodista se defendía argumentando que sus fuentes la habían llevado a creer que sus declaraciones eran ciertas.

Esta semana, el equipo de ‘Sálvame’ ha decidido sacar a la luz pública la identidad de la polémica fuente de Lozano. Una persona cuyo nombre Lydia nunca ha querido revelar, a pesar de haber sido cuestionada severamente por la manera en la que cubrió las informaciones del caso.

Una tarde tensa para la colaboradora

«Hoy, 15 años después, vamos a conocer la identidad de la fuente de Lydia Lozano», anunciaba Jorge Javier Vázquez al comienzo del programa. El presentador recordaba que el cuerpo de la joven nunca apareció y sus padres han visitado los platós de Telecinco para hablar de la misteriosa desaparición de Ylenia. «Una historia de estas es para volverse loco», comentaba. En efecto, que no apareciera nunca el cuerpo de Carrisi fue un quebradero de cabeza para sus padres. No fue hasta el 1 de diciembre de 2014 cuando un tribunal de Brindisi declaró oficialmente su muerte, fechándola el 31 de diciembre de 1993.

Durante casi toda la emisión del programa, ‘Sálvame’ anunciaba una y otra vez que darían todos los datos relativos a la fuente de Lydia. Ésta aguantó el tipo buena parte del tiempo, pero cuando ya quedaba menos de una hora para conocer la gran revelación terminó por explotar.

Lydia abandona el plató, rota en llanto

Ante la presión, la colaboradora estallaba en llanto y abandonaba el plató. No sin antes lanzar todo tipo de quejas tanto a Jorge Javier como a la dirección del programa. «No sé cómo estoy aguantando el tipo tanto esta tarde. Me parece una gran p…, no me lo merezco. No se ha hecho con ningún periodista en este país. Siempre remo a favor de obra», decía, con la voz entrecortada. Tal era su llanto que a duras penas retenía el aire suficiente para pronunciar todas las palabras.

«Yo no voy a participar en esto ni en la grada ni allí. Yo me voy a mi casa. Y si queréis me echáis. No voy a participar de una vuelta al pasado«, añadía, con el rostro empañado en lágrimas.

«Yo ya he pagado mucho»

«No encuentro el motivo. Ya me lo dijeron: Lydia, somos números. Pero yo ya he pagado mucho y creo que esto no me lo merezco. Una cosa es que venga aquí un señor a hablar de un reportaje que hizo. Pero volver a sacar esto no me lo merezco y como creo que no os habéis portado bien conmigo me voy. Lo siento muchísimo ¡Cojo mi coche y me voy!», se lamentaba. «Si volvéis a sacar la mierda otra vez…»

«¿Has notado que el tema de ha tratado para echártelo en cara?», le preguntaba el presentador. «Hoy soy un número», respondía Lozano, indignada. «Yo sabía que iba a explotar y no quiero verme así. No tengo nada que revisar con nadie. Estoy mal, muy mal». ¿Confías en el programa?», volvía a cuestionar el de Badalona. La madrileña no daba crédito: «¿Cómo me puedes hacer esta pregunta ahora?», respondía.

Kiko Hernández acompañó a Lydia a una salita de Telecinco. Allí se tranquilizó y decidió aguardar a conocer la decisión final de ‘Sálvame’. El reportero Tino Torrubiano se sentaba en el plató para explicar que Lozano le había pasado información detallada para investigar sobre el caso en República Dominicana, incluido el nombre de la fuente. «Ella me da todos esos datos, me dice que esa persona es la que se lo dice a Lydia. Me da la fuente en la cual se basaban esos datos. Creía que Ylenia estaba viva. Yo creía en la información», apuntaba. Finalmente, el espacio terminó por desvelar que el italiano Ricardo Zucchi era la fuente. «Ese señor no es mi fuente. Os voy a decir que hablé con mil personas. Juro que que ese señor no es mi fuente», sentenciaba la periodista.



Fuente del artículo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *