Maltrato y amenazas: Rocío Carrasco necesitó ayuda psiquiátrica por culpa de su hija, Rocío Flores

Seguimos conociendo detalles ocultos sobre el enfrentamiento entre madre e hija que comenzó con aquel episodio violento en julio de 2012. El testimonio del psiquiatra de Rocío Carrasco arroja algo de luz a toda esta enrevesada historia, y Rocío Flores no queda en muy buen lugar. ¿Quieres saber de qué se trata? Sigue leyendo, te lo contamos todo a continuación.

El principio del fin

> 27 de julio de 2012. Son las ocho de la mañana de un viernes de verano. Rocío Carrasco y su hija desayunan en la cocina de su chalet de Valdelagua, una exclusiva urbanización sita en las afueras de Madrid. Ninguna de ellas podía presagiar que una nectarina desataría el caos en sus vidas. Este cítrico colorado se convirtió en protagonista de una fuerte discusión que terminó con la primogénita de la Jurado tendida en el suelo, mientras Rocío Flores la emprendía a patadas con ella, según los documentos judiciales a los que Vanitatis ha tenido acceso. Este viernes negro para toda la familia constituye el principio del fin de su relación maternofilial, y a día de hoy todavía están inmersas en una desagradable guerra que parece no tener fin.

Pocas horas después de aquella fatídica pelea, Rocío Flores se personó en un cuartel de la Guardia Civil, acompañada de su padre Antonio David Flores, para denunciar a su madre por malos tratos. Paradójicamente, fue ella quien acabó siendo declarada culpable, un año después, “de un delito de maltrato habitual, de un delito de maltrato, de una falta continuada de amenazas y de una falta continuada de injurias”. Pero, ¿a que se debe ese cambio de tercio en la historia que ocupamos? El testimonio del psiquiatra de Rocío Carrasco fue clave para demostrar el infierno por el que pasó la heredera universal de la más grande.

Siguiente: La peor faceta de Rocío Flores

La peor faceta de Rocío Flores

> La situación entre madre e hija ha llegado a un punto casi irreconciliable, pero no siempre fue así. Vanitatis ha tenido acceso a unos informes psicológicos que demuestran que su relación maternofilial era bastante buena antes de que Flores alcanzara la adolescencia, pero su comportamiento empezó a cambiar a partir de los doce años, tal y como declaró la propia Carrasco ante el juez del caso en 2013. Reveló que “su hija se encaraba con ella permanentemente desde que cumplió los 12 años y que la situación en casa era insostenible, por lo que había necesitado ayuda psiquiátrica”, recogen desde el portal citado anteriormente.

Se trata de una versión que el especialista confirmó ante la magistrada, cuyo testimonio quedó recogido en la sentencia a la que Vanitatis ha tenido acceso: “Manifestó en el plenario que los problemas que padece dicha paciente están claramente relacionados con la difícil y complicada situación que la señora Carrasco mantiene con su hija Rocío”. Así, se entiende que la relación entre ellas era mala desde hace tiempo, y que lo que ocurrió aquella mañana del 27 de julio de 2012 fue solo el culmen de la tensión acumulada durante años.

Siguiente: Rocío Flores no quiso reconciliarse con su madre

Rocío Flores no quiso reconciliarse con su madre

> A pesar de que son muchos los periodistas que han asegurado que la madre no quiso volver a tener relación con la hija, Cotilleo.es publica, en exclusiva, el documento mediante el que se demuestra que no sólo Carrasco intentó reconducir la situación, sino que fue la joven y su padre los que impidieron un final diferente. Tal y como se puede observar en el citado documento, Rocío Flores no quiso un acercamiento con su madre: “Se habló con Rocío Flores de la posibilidad de trabajar con ella y su madre en un programa de mediación pero a la menor y a su padre les parecía una aberración tal posibilidad ya que sería asumir cualquier tipo de responsabilidad respecto del hecho denunciado”.

Siguiente: Rocío Flores fue adoctrinada en contra de su madre

Rocío Flores, adoctrinada en contra de su madre

Antonio David

> Hay indicios suficientes para entender que la decisión de los hijos de posicionarse del lado de su progenitor no ha sido tan libre como parece. Al menos es lo que se desprende de los informes periciales realizados por el Equipo Técnico de Asesoramiento a los Juzgados de Menores y cuyas conclusiones publica en exclusiva Cotilleo.es: “El comportamiento de Rocío frente a la madre parece estar mediatizado por los problemas legales que han tenido sus progenitores a lo largo de su vida, recibiendo Rocío presiones más o menos conscientes y adoctrinamiento más o menos consciente que dan como consecuencia el rechazo frontal a la madre”. Una aseveración que podría suponer un claro caso de alienación parental que, según ha podido conocer esta publicación, todavía no se ha dirimido en sede judicial.

Esta documentación a la que Cotilleo.es ha tenido acceso en exclusiva, también refiere que la hija de Antonio David y Rocío “utiliza la mentira contra su madre de forma abierta para conseguir unas ganancias como puede ser la aprobación en el núcleo paterno”. De esta hipótesis recogida en el informe anteriormente citado se desliza que la joven, que por aquel entonces era menor de edad, buscaba la complicidad del entorno de su padre mediante mentiras e invenciones sobre su progenitora, pudiendo convenir que las mismas formaban parte de las conversaciones de la familia paterna con sus hijos.

La entrada Maltrato y amenazas: Rocío Carrasco necesitó ayuda psiquiátrica por culpa de su hija, Rocío Flores se publicó primero en Cotilleo.