Ramón García cuenta cómo fue su conversación con Ana Obregón tras la muerte de su hijo

Ramón García fue durante años el compañero de fatigas de Ana Obregón. Juntos formaron una pareja televisiva de gran éxito en el mítico ‘¿Qué apostamos?’ y de aquella experiencia que nació en 1993 forjaron una estrecha amistad que sigue perdurando hoy día. El presentador conocía a Álex Lequio, fallecido el pasado 13 de mayo, desde que era un niño, por ello para él también ha supuesto un importante mazazo enterarse de la triste noticia. «Perder a un hijo es el peor golpe que se puede tener», afirmaba. Además, ha desvelado cómo fue la conversación que mantuvo con Ana Obregón para darle el pésame.

El bilbaíno, durante una entrevista en el programa ‘Liarla Pardo’ de ‘La Sexta,’ ha contado que se enteró en directo de la noticia mientras estaba trabajando en la televisión autonómica de Castilla-La Mancha. «A las dos de la tarde yo le había mandado un mensaje a Ana para saber cómo estaba todo». Poco más tarde recibía la triste información mientras se tenía que enfrentar a la audiencia. «Me dicen: ‘Ha muerto Álex’, me quedé de piedra, hice el programa como pude y me fui a casa con el disgusto».

Tras superar una jornada de trabajo dura, no dudó en llamar a su amiga: «Lo presenté como buenamente pude y por la noche, ya en casa llamé a Ana», ha contado. A pesar de que en un primer momento creyó que Ana no le cogería el teléfono, sí lo hizo. Ambos vivieron un momento totalmente estremecedor, tal y como ha relatado: «Estuvimos como veinte minutos o más casi sin hablar, llorando los dos al otro lado del teléfono».

Un auténtico mazazo también para él: «Yo que soy padre, no quiero ni pensarlo», ha manifestado. Aprovechaba la ocasión para mandar un mensaje de apoyo a Adela González, compañera de ‘La Sexta’, que también perdía recientemente a su hija de ocho años. «Va contra natura, no se puede sobrevivir a un hijo», apuntaba.

Ramón García hacía referencia a la desgarradora carta que Ana Obregón ha compartido en su perfil de Instagram donde desvela el momento tan dura que está viviendo. «Ella lo ha dicho en su carta que ha escrito en Instagram. Ana saldrá, porque aunque tiene muchas cosas en contra, ella es fuerte. Ojalá pueda salir», era el mensaje del vasco.

Asimismo ha recordado la época en la que compartió plató con Ana Obregón en televisión, señalando que ella era la auténtica estrella del programa. «Esa conjunción que tuvimos traspasó lo profesional y llegó a lo personal. Era mirarnos y ya sabíamos todo lo que teníamos que hacer. Eso surge o no surge», ha contado. Además, ambos también fueron los responsables de dar las campanadas de Fin de Año en diversas ocasiones.

Ana Obregón se pronuncia

Después de más de dos semanas de la muerte de su hijo, Ana Obregón se ha pronunciado a través de las redes sociales donde ha publicado una estremecedora carta dedicada a su hijo. Elogia su valentía en la lucha contra su enfermedad, también el carácter independiente de su «guerrero de la eterna sonrisa» como le define.

«Has luchado valientemente dos años contra esa maldita enfermedad con una sonrisa, colaborando con fundaciones, ayudando y animando con tu sentido del humor a todos los que también la padecían. Te convertiste en su ejemplo. Demasiado noble, generoso, solidario, Único y grande para caber en este mundo», ha escrito.

Agradecía el apoyo recibido durante esta últimas semanas. «Tu viaje ha roto el corazón de toda España porque en vida has brillado TU SOLITO como decías de pequeño. Ahora brillas en la eternidad iluminándonos para siempre. Sé que desde ahí arriba quieres agradecer tantos miles de mensajes de amor y admiración inesperados para ti pero que te ayudarán a tu largo viaje».

Concluía su misiva con estas palabras que encogen el corazón: «¿Qué puedo decirte hijo? Que eras /eres mi vida y ahora ya no hay nada. Que perder un hijo es morir y tener la obligación de vivir. Y tú querías vivir, casarte algún día y tener 5 hijos. Muchas noches en el hospital pedimos juntos a Dios que te curara y no nos hizo ni caso. Ahora solamente le pido que pueda volver a abrazarte muy pronto porque te echo insoportablemente de menos».

 



Fuente del artículo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *