Rocío Flores, brutalmente traicionada por la mujer de Ortega Cano: “No somos familia”

Supervivientes 2020 ha vivido una de sus galas más intensas. Como no podía ser de otra manera, Rocío Flores se ha convertido en una de las protagonistas. Por un lado, ha estado a punto de sufrir un desmayo por abusar de la fuerza, y por otro, también ha vivido en primera persona la traición de una persona que ella consideraba “de su familia”. Te explicamos toda la historia, a continuación.

Sufre un fuerte ataque de nervios

> Rocío Flores ha vivido su peor semana en Supervivientes. Todo ello a raíz de su reencuentro con Yiya, su archienemiga durante el tiempo en el que ambas han convivido juntas. Reproches, acusaciones y mucha tensión. Flores no daba crédito al hecho de volver a ver a Yiya, tanto fue así que sufrió un brutal ataque de ansiedad sin apenas poder controlar la situación.

Por su parte, Lara Álvarez se vio obligada a mediar entre ambas, consiguiendo que Rocío Flores se tranquilizase un poco por momentos. Eso sí, a la joven no le tembló el pulso a la hora de decir que quería abandonar el concurso tras verse superada por esa situación que no se esperaba para nada. Durante la gala de este jueves no solo le han fallado las fuerzas, sino también la mujer de Ortega Cano, Ana María Aldón, con unas palabras que muchos ya aseguran que son el reflejo de una traición familiar. Dale a ‘siguiente’ para enterarte de más.

Siguiente: Ana María Aldón traiciona a Rocío Flores

Ana María Aldón traiciona a Rocío Flores

> Los concursantes, unidos ya en un mismo grupo, pudieron visionar -o más bien escuchar- unas imágenes en las que se veía a Ana María Aldón hablando con Yiya sobre la relación que la primera mantiene con Rocío Flores, refiriéndose Yiya al parentesco real que existe entre ambas: “No es de mi familia, no lo somos”, confesó la mujer de Ortega Cano.

Unas palabras que no hicieron ni pizca de gracia a Rocío Flores, a quien se le notaba el enfado en su rostro. Ana María negó haber dicho eso, por eso Jorge Javier le preguntó a Yiya si esto era cierto: “Si Ana María dice que no, será que no”, espetó sabiendo perfectamente que sí lo había dicho. Rocío, aún y todo, defendió a la diseñadora, asegurando que para ella sí es una persona importante por lo que representa el torero en la vida de la joven. Cabe destacar que Gloria Camila, a pesar de ser la defensora de Aldón, manifestó públicamente su opinión: “Ana María no ha estado acertada”.

Siguiente: disgustos y más disgustos

Disgustos y más disgustos

> La joven sabe de sobra que su participación en Supervivientes supondrá para su familia abrir viejas heridas que todavía no se habían curado. Es consciente de que la opinión pública volverá a indagar sobre su enfrentamiento con su madre, pero es ajena a que un medio de comunicación ya ha sacado a la luz toda la verdad sobre aquella horrible pelea que propició su distanciamiento. Así, en un intento de limpiar su nombre, Rocío ha lamentado con sus compañeros que se especule sobre su posible mal comportamiento. “Han dicho que soy peor que Dakota en Hermano Mayor, pero yo nunca he faltado el respeto a nadie”, aseguró Flores.

Por su parte, José Antonio Avilés comentó a Rocío Flores que le habían llegado informaciones sobre lo que pasó aquella nefasta mañana de verano de 2012, pero no había podido aclarar si eran ciertas o no. Una vez más, la joven aseguró que ella nunca había tenido un mal gesto con su madre. Su versión es bastante diferente a la realidad que refleja la sentencia judicial, y tendremos que esperar a que regrese a España para comprobar si tiene intención alguna de aportar más detalles.

La entrada Rocío Flores, brutalmente traicionada por la mujer de Ortega Cano: “No somos familia” se publicó primero en Cotilleo.