Sálvame no conoce límites: el continuo machaque a Lydia Lozano que le cuesta la salud

La profesionalidad de la tertuliana se ha puesto en duda en los últimos días. Lydia Lozano ya no puede contener las lágrimas ante los continuos ataques de sus propios compañeros de Sálvame, que echan por tierra todos sus años de carrera como periodista. ¿Quieres entrar en detalles? Sigue leyendo, te lo contamos todo a continuación.

Los peores días de Lydia Lozano

> Una de las tertulianas más icónicas de Sálvame soltó la bomba de la semana: Rocío Carrasco y Rocío Flores, enfrentadas desde hace ocho años, habrían mantenido una conversación. Según la periodista, el tono de esa charla no era del todo amable, pero su información implicaba que se había producido una especie de acercamiento entre madre e hija. Se trataba de una noticia que podría haber puesto patas arriba el mundo de la crónica social, pero los datos que Lydia manejaba resultaron ser falsos. Ella misma reconoció el error y aseguró ser víctima de un engaño de su fuente, José María Franco, cuya identidad reveló Cotilleo.es en exclusiva.

Desde entonces, la profesionalidad de Lydia se ha puesto en duda, y algunos de sus compañeros de Sálvame incluso cuestionan que se haya licenciado en periodismo. La colaboradora está pasando por un momento bastante complicado, tanto que se ha roto en pleno directo. La situación ha empezado a sobrepasarla y le está costando hasta la salud. ¿Quieres conocer más detalles? Sigue leyendo, te lo contamos en la página siguiente.

Siguiente: Lydia no aguanta más y rompe a llorar

Lydia llora a lágrima viva

> Sus propios compañeros la han sometido a un exhaustivo examen que, seguramente, muchos no pasarían. Se ha cuestionado cada paso que ha dado en su andadura profesional, que ya suma casi cuarenta años, obligándola incluso a mostrar pruebas que avalen su trabajo. La situación ha sobrepasado a Lydia y ha roto a llorar en pleno directo, harta de que se ponga en entredicho su valía como periodista. El continuo machaque por parte del programa en el que da lo mejor de sí misma durante cada tarde ha hecho mella en su salud emocional, y ya no le resulta fácil contener las lágrimas. Ella misma reconoció que estaba “perdiendo los nervios” cuando Antonio Montero la acusó de firmar con su nombre reportajes en los que no había trabajado.

“Esto no lo voy a consentir… ¡Eres un mierda de tío!”, exclamó Lydia, a punto de entrar en cólera. No solo le molesta profundamente que se ponga en duda su buena praxis como periodista, sino que también le preocupa el daño que todo este asunto está causando en su familia. Por lo visto, su madre llegó a necesitar medicación después de escuchar todos los agravios que le llegaron a su hija de parte de sus propios compañeros.

Siguiente: La familia de Lydia, rota por culpa de la polémica

La familia de Lydia, rota por culpa de la polémica

> La periodista ha tenido que enfrentarse a todo tipo de acusaciones, y no solo las relacionadas con el ámbito de lo profesional. Algunos compañeros han asegurado que se siente cómoda en este conflicto porque le encanta llamar la atención, algo que ella negó rotundamente, apoyada por el polígrafo de Sábado Deluxe. “Mi madre, con 91 años, se tuvo que tomar un lexatín. ¿Tú te crees que yo esto lo hago por gusto, con el daño que le hago a mi familia? No me compensa. Le tengo que decir a mi madre que apague la tele. Mis padres me pagaron la carrera, cómo no me va a doler que digan que no tengo el título. Mi madre me pagó una carrera para que yo estuviera feliz. Vosotros pensáis que busco protagonismo, para mí afronto el problema. Es muy duro que digan que no soy periodista. Lloro por impotencia porque pienso en mi madre y no lo puedo remediar. No utilizo las lágrimas para dar pena”, señaló Lydia, con los ojos anegados en lágrimas.

Siguiente: Lydia, ¿el nuevo juguete roto de Sálvame?

Lydia, ¿el nuevo juguete roto de Sálvame?

> Ninguna duda cabe de que existen diferentes rangos en el magacín estrella de Telecinco. Mientras que algunos tertulianos como Kiko Hernández o Mila Ximénez se consideran intocables, otros sufren las burlas constantes de parte de sus compañeros y las altas esferas de Sálvame. Karmele Marchante se coronó como el primer juguete roto del programa, y tuvo que abandonar el espacio para siempre tras soportar años de continuo machaque. “Fue un error entrar ahí, sufrí mucho”, apuntó la colaboradora durante una entrevista con Jaleos. Tiempo después, parecía que Chelo García-Cortes seguiría su mismo camino, y también ha derramado unas cuantas lágrimas por culpa de algunas situaciones que ha tenido que soportar en su puesto de trabajo. Ahora, todo apunta a que Lydia Lozano cogerá el relevo de sus compañeras, y solo dando un golpe sobre la mesa podrá evitar convertirse en un personaje relegado a la sala del olvido de Telecinco.

La entrada Sálvame no conoce límites: el continuo machaque a Lydia Lozano que le cuesta la salud se publicó primero en Cotilleo.